3 mar. 2010

CHISTE: 3 de marzo de 2010

Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el capitán Bravo.
Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo.
Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror.
El capitán Bravo grito:
- "Traigan mi camisa roja!! " y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas.
Unos días mas tarde el vigía vio dos barcos piratas.
El capitán pidió nuevamente por su camisa roja; y la victoria volvió a ser suya.
Esa noche, sus hombres le preguntaron por que pedía la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
- "Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y los soldados continúan peleando sin miedo".
Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capitán.
Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, ni dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban.
Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al Capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:

-"Tráiganme mis pantalones marrones"

No hay comentarios:

Publicar un comentario