18 abr. 2010

CHISTE: 18 de abril de 2010

Habia una vez, una viejita que vivia en un pequeño piso, y una noche se le aparecio un Genio y le dijo:
- Señora por cumplir sus cien años le voy a conceder tres deseos.
Emocionada después de pensarselo mucho le solicitó:
- Quiero tener treinta años, el segundo quiero que mi piso se convierta en una mansión y el tercero que mi gato se convierta en un principe guapo y viril.
El genio le concede sus deseos y se va.
La nueva viejita se queda feliz con su principe hasta que éste le dice:
- Qué, ahora... ¿no te arrepientes de haberme castrado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario