24 abr. 2010

CHISTE: 24 de abril de 2010

Un hombre marcha de viaje y le encarga a un amigo que cuide de la casa y de su familia, puesto que estará varios meses fuera del país.
El amigo va a buscarle a su regreso al aeropuerto, y después de saludarse, pregunta el hombre
- ¿Y la casa? ¿Qué tal? ¿Ha habido algún problema?
- Bueno… lo siento mucho, pero… se te ha muerto el loro.
- ¡Vaya por Dios! ¡Con el cariño que le había cogido a ese pobre animal… ¿y sabes de qué murió?
- Pues sí… se tuvo que morir abrasado, cuando la casa se incendió.
- ¡Pero qué me dices! ¡Mi casa! ¡Con lo que había ahorrado para comprarla! ¿Cómo pudo prenderse fuego?
- Me imagino que tuvo que ser una vela, que prendió fuego a las cortinas y después el fuego se propagó por toda la finca.
- ¿Una vela? ¡¡Pero qué dices!! ¡¡Si en casa no tenemos velas!!
- Ya… ¡pero no querrías que hiciéramos el velatorio de tu mujer con las luces del árbol de navidad!
El hombre, cada vez más alterado, responde:
- ¿Que mi mujer ha muerto? No es posible. No puede ser.
- Hombre, ten en cuenta que el shock de ver a tus dos hijos ahogados en la piscina, no lo resiste cualquiera…
El hombre ya no lo puede resistir y rompe a llorar tirado en el suelo.
El otro le mira y le dice:
- ¡Joder! Tampoco hace falta ponerse así por un puto loro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario