3 abr. 2010

CHISTE: 3 de abril de 2010

Un hombre y su siempre quejica mujer, fueron de vacaciones a Jerusalén… Mientras disfrutaban de un paseo, la esposa falleció.
El de la funeraria le dice al dolido esposo:
- Tiene la posibilidad de mandarla de regreso a España por 5.000 euros o enterrarla aquí, en Tierra Santa por 150 euros.
El hombre lo pensó y le dijo que la llevaría de vuelta a casa.
El de la funeraria pregunta entonces:
- Por qué quiere gastar 5.000 euros, cuando seria maravilloso sepultarla aquí en Tierra Santa por tan solo 150 euros?
El reciente viudo respondió:
- Hace muchos años, un hombre murió aquí, fue sepultado aquí y tres días más tarde, resucito de entre los muertos. Simplemente ¡No quiero arriesgarme!

No hay comentarios:

Publicar un comentario