18 abr. 2011

CHISTE: 18 de abril de 2011

Pérez llegó a su trabajo una hora tarde por tercera vez en la semana y encontró a su jefe esperándolo.
- ¿Cuál es la historia esta vez, Pérez?, le preguntó sarcásticamente en cuanto lo vio llegar. Vamos a oír una buena excusa esta vez, ¿no?
Pérez suspiró y dijo:
- Todo salió mal esta mañana, jefe. Mi esposa decidió llevarme a la estación y se arregló en diez minutos, pero al llegar al puente sobre el río, vimos que no se podía pasar por un accidente. Para no llegar tarde otra vez, atravesé el río nadando -mire, mi traje todavía está mojado- y corrí hasta el hangar del aeropuerto, donde conseguí que me trajeran en un helicóptero. Desgraciadamente, el helicóptero sólo encontró un lugar adecuado para aterrizar a un kilómetro de aquí, así que tuve que parar una ambulancia que pasaba por ahí y me trajeron hasta acá.
- Tiene que inventar algo mas creíble que eso, Pérez. Ninguna mujer puede arreglarse en diez minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario