19 may. 2011

CHISTE: 19 de mayo de 2011

Joaquín acaba de salir del trabajo y marcha a echar su partida de mus cuando se acuerda de que no ha llamado a su mujer para decirle que el inspector del gas pasará a eso de las 5 de la tarde, así es que coge su móvil y llama a casa:
- ¿Hola?-, dice una voz de niña pequeña.
- Hola, cariño, soy papá, dice Joaquín.
- ¿Está mamá cerca del teléfono?
- No, papi. Está arriba, en el dormitorio, con el tío.
Tras una breve pausa, Joaquín le dice:
- De acuerdo, esto es lo que quiero que hagas: deja el teléfono, sube las escaleras, llama a la puerta del dormitorio y diles a mamá y al tío que mi coche acaba de aparcar en la puerta de casa.
- ¡Vale, papi!
Unos minutos más tarde, la niña vuelve al teléfono.
- Ya hice lo que me dijiste, papi.
- ¿Y qué pasó?
- Mamá saltó de la cama desnuda y se puso a correr, se resbaló con la alfombra y salió despedida por la ventana delantera y ahora está muerta.
- ¡Dios mío!... ¿Y qué ha pasado con el tío?
- Él también saltó de la cama sin ropa y tenía mucho miedo y saltó por la ventana trasera, a la piscina, pero debió olvidar que la semana pasada quitaste el agua para limpiarla, así es que se ha dado contra el fondo de la piscina y también parece que está muerto.
Hay una pausa larga, y entonces, Joaquín dice:
- ¿Piscina? Perdón creo que me he equivocado de número.

No hay comentarios:

Publicar un comentario