24 may. 2011

Consejos ecológicos: Las pilas

Desde el punto de vista del cuidado medioambiental, lo más recomendable es reducir al mínimo el consumo de pilas.
Para su fabricación es necesario un consumo de energía cincuenta veces mayor al que aportará durante su vida útil.
La ausencia de empresas dedicadas a su reciclaje en todas las ciudades hace que éste sea un tema aún por resolver.
Desde 1993 la Unión Europea ha impuesta a los fabricantes de pilas una severa reducción en el contenido de mercurio y cadmio, lo que no impide que estos metales altamente contaminantes sigan llegando a los vertederos.
Cada vez que tirar una simple pila al cubo de la basura se liberan sustancias tóxicas muy perjudiciales para el entorno natural.
Evitar la compra de aparatos que funcionen con pilas es la opción más ecológica. Cuando se sea posible recurre a las pilas recargables, y recuerda que existen modelos con acumulador solar que las recarga al exponerlo al sol o bajo la luz de una lámpara. Si no tienes más remedio que recurrir a las pilas clásicas, escoge la más adecuada: las normales de cinc-carbono son ideales para aparatos de bajo consumo energético, como relojes de cocina, linternas, transistores o calculadoras.
Las pilas alcalinas tienen mucha más potencia y son preferibles en aparatos de gran consumo, juguetes o máquinas de afeitar portátiles. Las pilas botón, habituales en cámara fotográficas y relojes, son especialmente contaminantes. Presentan un alto contenido en mercurio, por lo que nunca debes tirarlas a la basura, sino depositarlas en el establecimiento donde las adquiriste para que éste las haga llegar a la Administración.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario