30 jul. 2011

Consejos ecológicos: Aire acondicionado

Antes de instalar un aparato de aire acondicionado se deben considerar las posibilidades de refrigeración natural de la vivienda.

Algunas de las estrategias más eficaces son: cerrar cortinas y persianas durante las horas de más calor, así como ventilar la casa a primera hora de la mañana y al ponerse el sol; instalar toldos y parasoles que eviten la radiación solar directa; apagar las luces y los aparatos eléctricos que no se utilizan pues son una fuente generadora de calor; y aislar convenientemente los ambientes de forma que se conserve mejor el calor en invierno y el fresco en verano.

Si las medidas de ambientación natural no son suficientes y pese al alto coste energético decides instalar un aparato de aire acondicionado, el servicio técnico debe analizar las necesidades de refrigeración de la vivienda teniendo en cuenta la zona climática, los metros cuadrados de superficie, la orientación de las pareces y el número de personas que residen.

Para sentirte cómodo en el interior de una vivienda durante los meses de verano es suficiente mantener el termostato del aire acondicionado a 25ºC. Cada grado que baje de esta temperatura incrementa el consumo de un 8%. Las diferencias superiores a 12ºC respecto a la temperatura exterior no resultan saludables y son las responsables, junto a la exposición directa a la salida de aire, de la mayoría de resfriados que se imputan a estos aparatos.

Si además de aire acondicionado tu vivienda necesita calefacción, considera la posibilidad de instalar una bomba de calor, que proporciona frío en verano y calor en invierno. Estos equipos requieren una fuerte inversión inicial, pero se compensa con creces por el ahorro energético que procuran al concentrar ambas funciones en un mismo aparato.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario