30 sept. 2011

Sueños

Un amigo le dice a otro:
- Sabes que todas las noches sueño que voy a la ciudad en bicicleta, y cuando despierto por la mañana siento un enorme cansancio.
- Yo sueño todas las noches que estoy en una fiesta con dos chicas espectaculares, y tengo un gran problema porque estoy con una y no me da tiempo de estar con la otra, y en ese conflicto paso toda la noche.
- Caramba, pero por qué no vas hasta mi casa a invitarme, y así te acompaño.
- Precisamente eso es lo que hago, pero siempre me dicen que saliste para la ciudad en bicicleta.

29 sept. 2011

Odio mi trabajo

Cuando pases por una crisis de “odio mi Trabajo” intenta esto:
Cuando regresas a casa después del trabajo, detente en una farmacia y compra un termómetro rectal de Johnsons & Johnsons. Asegúrate de que sea de esa marca. Cuando llegues a tu casa cierra la puerta, cierra las cortinas y desconecta el teléfono para que no te molesten.
Ponte ropa cómoda y siéntate en tu sillón favorito.
Abre el empaque y saca el termómetro.
Ahora, con cuidado ponlo sobre una mesa o una superficie de la que no se pueda caer.
Saca las instrucciones de la caja y lee con atención. Notarás esta frase escrita en letras pequeñas:
"Todos los termómetros rectales hechos por Johnsons & Johnsons son personalmente probados y luego esterilizados"
Ahora, cierra tus ojos y repite en voz alta: “Soy feliz por no trabajar en el control de calidad de Johnson & Johnson.”
Y recuerda que siempre hay alguien con un trabajo más fastidioso que el tuyo.

28 sept. 2011

Viaje a Andorra


Dos amigos:
- ¿Dónde te has ido de vacaciones?.
- A Andorra.
- ¿Y qué tal las andorranas?
- Me molestaban un poco, pero con una pomada se me pasó.

27 sept. 2011

El viajente y su esposa

Un viajante llega a su casa después de haber pasado dos semanas de viaje.
- ¡María! Vengo que no me aguanto, ve quitándote la ropa que vamos a hacer el amor ahora mismo.
Entraron en la habitación, se metieron en la cama e hicieron el amor de manera salvaje, brutal, escandalosa. Fue tal el ajetreo y el ruido de la cama contra la pared, que al poco de empezar escucharon unos golpes al otro lado de la pared, acompañados por las voces del vecino:
-Ya está bien, ¿no? Toda la semana igual, cojones ….!

26 sept. 2011

Mujeres infieles

Una conversación entre 3 locos:
- Mi mujer me engaña con un albañil.
Le preguntan los otros: ¿Como lo sabes?
- Porque al llegar a casa me encuentro ladrillos y sacos de cemento debajo de la cama.
Dice el segundo:
-Pues la mía me engaña con un carpintero.
- ¿Como lo sabes? Le preguntan.
- Por que siempre me encuentro la sierra debajo de la cama.
- Pues mi mujer me engaña con un caballo.
- Eso si que es raro, ¿como lo sabes?.
- Porque todas las noches me encuentro al jinete debajo de la cama.

25 sept. 2011

Meter la quinta


Un marido aterrado en el asiento del acompañante le dice a su mujer que conduce:
- Querida por favor, ¡no metas la quinta!
- Pero si nuestro coche solo tiene 4 velocidades..
- ¡¡Digo que no metas la quinta persona debajo del coche!!....

24 sept. 2011

Crema para las arrugas


- ¿Mamá, qué te estas poniendo en la cara?
- Una crema buenísima para las arrugas.
- Pues si que funciona, porque cada vez tienes más.

23 sept. 2011

Consejos ecológicos: Planchas

Para facilitar el planchado de tus prendas debes recogerlas con un cierto grado de humedad. Si quedan muy secas, lo mejor es humedecerlas con agua caliente, que impregna mejor y de forma más uniforme.

Otro secreto para planchar con mayor facilidad ropa seca consiste en meterla en la nevera unos quince minutos.

Empieza a planchar con la ropa que necesite menos calor y así darás tiempo a que la plancha se caliente. Apágala unos minutos antes de acabar y finaliza el planchado con el calor residual.

Es importante graduar el termostato de acuerdo con el tipo de tejido, pero ten en cuenta que la temperatura tarda unos minutos en estabilizarse, con lo que al principio la plancha puede estar más caliente de lo deseado.

Para limpiar la base de la plancha debes fritarla cuando está caliente con un papel de lija cubierto con un trapo de algodón húmedo. Si está obstruida por la cal, agrega vinagre de alcohol en el depósito y deja que se caliente hasta su evaporación.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

Cazadores discrepantes

Un inglés y un español van de caza. ¡Pum Pum!. Cae una pieza y los dos dicen que es suya. Para arreglarlo dice el español:
- Mira nos pegamos una patada cada uno en los huevos y el que menos chille se la lleva.
El inglés acepta y el español es el primero en pegar. El inglés recibe la patada, se pone rojo de dolor, se queda sin respiración pero no grita. Cuando se recupera le dice al español:
- Ahora me toca a mí.
A lo que el español le contesta:
- Bah, quédatelo tú, no vamos a discutir por un pájaro de mierda, ¿no?"

22 sept. 2011

Información confusa

En el hospital a la salida del quirófano sale el cirujano que tiene un defecto en el habla a informar a la familia:
- Lo ziento, zu hedmano ha muedto.
- Pero... ¡No me joda!.
- No, no mejoda ni mejodadá. Ha muedto.

21 sept. 2011

La viejecita en misa

Una viejita, en la mitad de un servicio religioso, se inclina y le dice al oído al esposo:
- Me acabo de tirar un pedito silencioso... ¿Qué hago?...
Y el marido le responde:
- Ahora nada, pero después cámbiale las pilas al sonotone.

20 sept. 2011

Charlar en el avión

Un tipo estaba sentado en el avión al lado de una tierna niña.
El hombre miró a la niñita y le dijo:
- Charlemos. He oído decir que los vuelos parecen menos largos si uno conversa con la persona que tiene al lado.
La niñita, que acababa de abrir un libro para ponerse a leer, lo cerró lentamente y dijo con voz suave:
- ¿Sobre qué le gustaría conversar?
- Pues no sé, dijo el hombre. ¿Qué tal física nuclear?, y mostró una gran sonrisa.
- Bueno, dijo ella. Ese parece ser un tema interesante. Pero déjeme hacerle una pregunta primero: Un caballo, una vaca y un venado comen lo mismo: hierba. Pero el excremento del venado es como bolitas pequeñas, el de la vaca es una plasta y el del caballo parece una pelota de pasto seco. ¿Por qué cree usted que sucede eso?
El tipo, visiblemente sorprendido por la pregunta de la niña, lo pensó un momento y luego dijo:
- Hmmm, no tengo ni idea.
A lo cual la delicada y dulce niña contesta:
-¿De verdad se siente cualificado para discutir de física nuclear, cuando no sabe ni de una mierda?

19 sept. 2011

Matrimonio feliz

- Brindo por nuestros veinte años de casados en total felicidad.
- ¿Y como hicieron para ser felices durante 20 años?
- Muy fácil, mi mujer y yo salimos tres veces en la semana a bailar, cenar y hacer el amor.
- ¡Que buena idea! ¿y que días salen?
- Ella los lunes miércoles y viernes, y yo los martes, jueves y sábados....

18 sept. 2011

El gitano inteligente

Llega un gitano a su casa y le dice al padre:
- Paapa, hoy m'han hecho un dictao y no he tenio ninguna farta, ¿eso es porque zoy inteliente o porque zoy gitano?
- Eso es porque ere inteliente y porque ere gitano.
Al día siguiente:
- Paapa, hoy m'han preguntao la tabla de murtiplicá y me la he sabío, ¿eso es porque zoy inteliente o porque zoy gitano?
- Eso es porque ere inteliente y porque ere gitano.
Dias mas tarde:
- Paapa, hoy nos hemos cambiao en el vestuario y todos los niños la tenían así de chiquitita y yo asi de grandota, ¿eso es porque zoy inteliente o porque zoy gitano?
- Eso, cabrón, es porque tienes 18 años y estas en 3º de PRIMARIA.

17 sept. 2011

La inocente ancianita

Un hombre joven estaba de compras en el supermercado, cuando notó que una viejecita lo seguía por todos lados. Si él se detenía, ella se detenía y además, se quedaba mirándolo.
Al fin, camino a la caja, ella se atrevió a hablarle, y volviéndose hacia el joven le dijo:
- Espero que no lo haya hecho sentirse incómodo. Es que usted se parece mucho a mi hijo recién fallecido con el que venía a comprar habitualmente.
El joven, con un nudo en la garganta, replicó que estaba bien, que no había problema.
- Sé que lo que le voy a pedir es algo poco común, pero si usted me dijera “Adiós mamá” cuando me vaya del supermercado, ¡me haría muy feliz!
El joven, sabiendo que sería un gesto que llenaría el corazón de la viejita, accedió.
Entonces la viejita, mientras pasaba por la caja registradora, se volvió y, sonriendo y agitando su mando mientras miraba hacia el joven, le dijo “¡Adiós, HIJO!”. Y él, con todo cariño y ternura, le respondió efusivamente “¡Adiós, mamá!”.
Y contento y satisfecho por que seguramente había traído un poco de alegría a la viejecita, se dispuso a pagar su compra.
- Son 223.85 euros, le dijo la cajera.
- ¿Por qué tanto? ¡Sólo llevo cinco cosas!
- Sí, pero su MAMÁ dijo que usted pagaría su compra también.

16 sept. 2011

Infierno apagado

Esto es un gay que llega al cielo y se dedica a violar a todos los ángeles que pasan por su lado. En esto que Jesucristo se enfada y lo manda al infierno.
Cuando han pasado 2 años va a visitarlo y ve que todo está frió y apagado y le pregunta al demonio:
- ¿Cómo que está todo apagado?
Y el demonio contesta:
- Desde que llegó el gay, a ver quien es el guapo que se agacha a echar leña al fuego.

15 sept. 2011

Declaración del moribundo

En el lecho de muerte, el marido le dice a su mujer:
-Cariño... Cuando se me fue el negocio a pique y nos arruinamos, tú estabas ahí. Cuando nos robaron en la casa y se llevaron todo lo nuestro, tú estabas ahí. Cuando enfermé y te dijeron que ya no podría tener sexo, tu seguías ahí. Y ahora, tanto tiempo después, a punto de morir... tú sigues ahí. Quiero decirte algo.
-Dime, mi amor.
-Creo que eres gafe, hija de puta.

14 sept. 2011

Ginecólogo en apuros

Al final de la tarde, un ginecólogo espera a su última paciente… que no llega.
Después de media hora de espera, supone que ya no vendrá y decide tomarse un Gin-tonic para relajarse antes de volver a casa.
Se instala confortablemente en una poltrona y empieza a leer un periódico.
Entonces suena el timbre de la puerta…. es la paciente que llega toda sofocada y pide disculpas por el retraso.
- No tiene importancia –responde el médico– mire, yo estaba tomando un gin-tonic mientras esperaba. ¿Quiere usted acompañarme y tomar algo?
- Acepto con placer –responde la paciente aliviada– con el sofocón que traigo…
Le sirve un vaso, se sienta frente a ella y empiezan a conversar sobre temas banales….
De repente se oye un ruido de llaves en la puerta del consultorio.
El médico tiene un sobresalto, empieza a ponerse nervioso, se levanta bruscamente y dice:
- ¡Mi mujer! Rápido, quítese las bragas y abra las piernas.

12 sept. 2011

En el gimansio

Un hombre de unos 65 años le dice al entrenador en el gimnasio :
-¿Qué máquina debería usar para impresionar a una chica de 30?
El entrenador lo mira y le dice… :
- Yo le recomiendo el cajero automático….

11 sept. 2011

Dolor de cabeza e infidelidad

Un hombre llega a la oficina y dice:
- Ayer me fui temprano, porque me dolía mucho la cabeza y cuando llegue a mi casa mi mujer estaba con otro….
El compañero le pregunta:
- ¿Con otro hombre?
- ¡No…, con otro dolor de cabeza! Ja ja ja.
- ¡Que chiste mas bueno voy a contárselo a mi amigo!
Va a su amigo y le dice:
- Ayer me fui temprano del trabajo, porque me dolía mucho la cabeza y cuando llegue a mi casa mi mujer estaba con otro…
- ¡Pues menos mal que has sido tú el que la has pillado, porque yo no sabia como decírtelo…!

10 sept. 2011

Cosas de marineros

Están dos marineros hablando y uno se da cuenta que el otro tiene una pata de palo, un garfio, y un parche en el ojo, desconcertado éste le pregunta:
- ¿Qué te pasó para tener la pata de palo?
- Me caí por la borda y un tiburón me arrancó la pierna.
- ¿Y el garfio?
- Cortando los cabos de una vela se me escapó el cuchillo y me corte la mano.
- ¿Y qué me dices del parche?
- Nada, que me cagó una gaviota.
- ¿Y por eso perdiste el ojo?
- No, es que era el primer día que llevaba el garfio.

9 sept. 2011

La venganza de las estatuas

En un parque hay dos estatuas de un hombre y una mujer y llevan muchos años una enfrente de la otra. Una mañana se les aparece un ángel y les dice:
- Como los dos habéis sido unas estatuas ejemplares y habéis deleitado a mucha gente, voy a concederos lo que más ansiáis: La vida. Tenéis treinta minutos para hacer todo lo que queráis.
Y al mover el ángel una mano, las dos estatuas cobran vida.
Las dos se miran, sonríen y corren detrás de unos arbustos. A los quince minutos, las dos estatuas salen de los arbustos con las caras llenas de satisfacción.
- Todavía os quedan quince minutos, ¿queréis continuar?
La estatua hombre mira a la mujer y le dice:
- ¿Quieres volver a hacerlo?
- ¡Claro que sí! -dice la estatua mujer sonriendo-, pero esta vez tú agarras la paloma y yo me cago encima de ella.

8 sept. 2011

Distintas maneras de pensar

Dos mujeres conversando:
- ¿Cómo fue tu día?
- ¡Una catástrofe! mi marido llegó a casa del trabajo, cenó en tres minutos, después tuvimos relaciones sexuales en cuatro minutos y a los dos minutos, ya estaba dormido. Y tu día, ¿cómo fue?
- ¡Ha sido fantástico! Mi marido llegó a casa me llevó a cenar, luego caminamos durante 1 hora hasta que llegamos a casa. Después de 1 hora de juego amoroso a la luz de las velas, tuvimos relaciones sexuales durante 1 hora y hablamos luego por más de 1 hora.
Los dos esposos correspondientes opinan:
- ¿Cómo fue tu día?
- ¡Ha sido fantástico! Llegué a casa y la cena estaba sobre la mesa, cenamos, hicimos el amor y me dormí como una roca. ¿Y el tuyo?
- ¡Una catástrofe! Llegué a casa cansadísimo, no había luz, tuve que llevar a mi esposa a cenar afuera, la comida era una basura y carísima, tan cara que no tenía dinero para pagar el taxi de regreso. Tuvimos que volver caminando hasta casa, cuando llegamos, todavía no había electricidad y encendimos las velas. Estaba tan estresado que necesité una hora para tener una erección y otra para alcanzar el orgasmo. Con todo eso me desvele y tuve que soportar a mi mujer hablando durante otra hora…

6 sept. 2011

El miedo

En el fragor de la batalla el comandante gritaba a sus soldados:
- ¡Adelante! ¿Quien manda aqui yo o el miedo?
Y un soldado, que no podia mas le contesta:
- ¡El miedo!, mi comendante.
- ¿Como que el miedo?
- Claro, porque usted será muy comandante, ¡pero el miedo es general!

5 sept. 2011

El banquero generoso

Una tarde un famoso banquero iba en su limusina cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo césped.
Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar.
Le preguntó a uno de ellos:
- ¿Por qué están comiéndose el césped?
- No tenemos dinero para comida, -dijo el pobre hombre- por eso tenemos que comer césped.
- Bueno, entonces vengan a mi casa que yo los alimentaré - dijo el banquero.
- Gracias, pero tengo esposa y dos hijos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.
- Que vengan también, -dijo nuevamente el banquero.
Volviéndose al otro pobre hombre le dijo:
- Ud. también puede venir.
El hombre, con una voz lastimosa dijo:
- Pero, Sr., yo también tengo esposa y tres hijos conmigo.
- Pues que vengan también -respondió el banquero.
Entraron todos en el enorme y lujoso coche. Una vez en camino, uno de los hombres miró al banquero y le dijo:
- Sr., es usted muy bueno. Muchas gracias por llevarnos a todos.
El banquero le contestó:
-¡Hombre, no tenga vergüenza, soy muy feliz de hacerlo!. Les va a encantar mi casa…. ¡El césped está como de veinte centímetros de alto!

Moraleja:
Cuando creas que un banquero te está ayudando, piénsalo dos veces.

4 sept. 2011

El cumpleaños del anciano

En una residencia de ancianos un viejecito muy contento le dice al primero que pasa:
- Oye Manolo, hoy es mi cumpleaños, a qué no adivinas cuantos años tengo.
- Setenta y siete.
- No, solo 75.
- Jo, tio, que bien te conservas.
El del cumpleaños sigue andando y se encuentra con otro conocido:
- Pepe, a qué no adivinas cuantos años cumplo.
- ¿Setenta y ocho?
- No, setenta y cinco.
- Enhorabuena !
A continuación se encuentra con una viejecita desvalida.
- Oye María, a qué no sabes cuantos años tengo.
- Bájate la bragueta.
- ¿Qué?
- Que te bajes la bragueta.
El del cumpleaños se baja la bragueta, María le mete la mano, y tras palpar un rato le dice:
- Pues hoy cumples 75 años.
- Pues si. ¿Y cómo lo has sabido?
- Porque te he oído hablar con Manolo y con Pepe pero me apetecía tocarte un poco los huevos.

3 sept. 2011

El hombre de mi vida me ha dejado.

Después de treinta años de desvelos, de darlo todo por él, de esperarlo despierta cuando salía con los amigotes, se ha ido de casa. Y no es que se haya ido con otra, que eso lo entendería. ¡No! encima tiene la poca vergüenza de decirme:
- Mamá, es que necesito espacio. Ya soy mayor.
¡Mayor! Pero.. ¿dónde va esa criatura con 30 añitos? Ahora, que yo se lo he dicho, eh?
- Parece mentira, dejarme tan pronto, hay que ser mal hijo... Y me dice:
- Pues Jesucristo se fue de casa con 30.
- ¡Y mira cómo acabó! ¡No llegó a los 34!
En fin... Ya lo voy llevando mejor... Pero el día que se fue, yo creí que me daba algo. El niño allí, recogiendo sus cositas. Cuatro chorradas, porque... ¿Qué se va a llevar el pobre, si no tiene nada suyo?, pues todo lo nuestro.
Pero fui yo la que se lo dije:
- Anda, tonto, llévate la tele pequeñita... y la minicadena... y el DVD... y ¡la lavadora!
Pero es más bueno! Ahí ya me dijo:
- No, mamá, la lavadora, no... que no tengo ascensor. Ya me la traes tú cuando vengas a verme.
¡Mi niño! Menos mal que no tengo tiempo de pensar en él, porque estoy todo el día ocupadísima haciendo croquetas para mandárselas. Que sino, se pasa la vida llamando a Telepizza. Y cuando estoy liada en la cocina, mi marido viene por detrás, como un niño chico, a robarme las croquetas. Y yo:
- ¡Deja eso ahora mismo! ¡Que son para el niño!
- ¿Y yo qué ceno?
- ¡Pues yo qué sé,...! ¡Llama a Telepizza!
Pero luego me da pena, el pobre... que, al final, siempre le digo:
- Andaaa... déjalo... Ya llamo yo: ¿margarita o cuatro quesos?
Bueno, y me he comprado un móvil, que puedo hablar con el niño el tiempo que quiera por cinco euros. Eso sí, sólo podemos hablar de ocho a diez, como en la cárcel... Pero, a veces, no aguanto más y lo llamo fuera de horario, a escondidas de mi marido. Que parece que tengo un amante:
- Cariño, te tengo que dejar, que ha llegado papá.
Y cuando mi marido me pilla:
- ¡Ha llamado él, ha llamado él! Huy... qué mimoso está... Éste en dos días esta aquí.
Pero, por fin, cuando dan las ocho, y ya puedes hablar con él, libremente, de todas nuestras cosas...
- Hola lechoncito, soy mamá... ¿Qué tal el día?
- Bah...
- ¿Qué haces?
- Pssss...
- ¿Has cenado ya?
- Pschá...
- Bueno, no tienes ganas de hablar, no?
- Bah...
- Bueno, pues adiós. ¡Manolo, el niño me ha colgado el teléfono!
Y mi marido:
- Cariño, es que te pones muy pesada...
- ¡Ahhhh! ¿Pesada yo? ¡Pesada tu madre, que hay que ir todos los años a ponerle flores!
Al principio no te atreves a tocar nada de su habitación, porque tienes la esperanza de que tu hijo se dé cuenta de que no puede vivir sin ti y vuelva.
Pero la semana pasada... abrí los ojos. Le llamo, y me sale una voz de mujer:
- ¿Diga??
Y colgué inmediatamente. Volví a marcar... y ya me sale el niño. Y le digo:
- Oye, ¿quién era ésa?
Y él:
- Una amiga
- ¡Ay, menos mal! Creí que era otra madre... Bueno, ¿y qué estáis haciendo?
- Pues nada, comiendo...
- ¡Ah, muy bonito! ¡Yo todo el día encerrada en la cocina para que venga una guarra cualquiera a comerse mis croquetas!
- No, si ella no come, no le gustan...
- Ah, ¿no le gustan? Mírala, qué fina...
- Ahí me enfadé tanto que decidí hacerle caso a mi marido y convertir la habitación del niño en el cuarto de la plancha. Y me pongo allí a organizar el altillo... sus libros, sus cómics, sus revistas porno... Y de pronto, me dije: "¿A ver si las va a necesitar?"
Claro, porque cualquier pretexto es bueno para ir a ver a tu hijo... Pero, de repente, encontré la excusa perfecta: su ajedrez del centenario del Real Madrid. Con el sacrificio que hizo para reunir las piezas, ¡que estuvo un mes comprando La Razón...! Así que al día siguiente le llevé un peón... Al otro, un alfil.... Al otro, una torre... Y él:
- ¿Pero no me puedes traer todas las fichas a la vez?
Y yo:
- Ah... es que como te hizo tanta ilusión reunirlas por entregas....
Y mi marido se hace el duro, pero también tiene sus sentimientos. El otro día fui yo quien le pillé a él hablando con el niño fuera de horario, y con una voz de angustia le decía:
- Hijo mío... ¡mándame una croqueta...!
Ahí me di cuenta de que me estoy pasando... Que hay un montón de experiencias nuevas que vivir con mi marido. Así es que voy a empezar a disfrutar de esta segunda luna de miel. Voy a ver si lo animo, y nos vamos juntos a... llevarle la lavadora al niño. Y así el pobre prueba las croquetas, que está tan flaquito que parece que el que se ha independizado es él.

2 sept. 2011

La máquina de la farmacia

- Manuel, me duele mucho el hombro. Creo que debería ir a ver a un doctor.
- Tranquilo, Andrés. Hay una máquina en la farmacia del pueblo que puede detectar cualquier enfermedad mucho más rápidamente que un médico.
- ¿Y cómo funciona eso?
- Simplemente tienes que poner una muestra de tu orina y la máquina diagnosticará tu problema. Además te dirá qué puedes hacer para solucionarlo. ¡Y sólo cuesta un euro! ¿No te parece maravilloso?
Así que Andrés llenó un frasco con su orina, fue a la farmacia, puso la muestra dentro de un tubo que sobresalía de la máquina y depositó el euro en la ranura. El invento comenzó a hacer ruidos, a encender y apagar luces y, tras una pequeña pausa, salió un papel que decía:
"Usted tiene hombro de tenista: Frote su brazo con agua bien caliente y sal. No haga esfuerzos físicos. En dos semanas va a estar mucho mejor."
Andrés pensó que aquello era demasiado y que tenía que haber trampa, así que volvió a su casa y mezcló agua del grifo, con un poco de excremento del perro y pis de su hija y de su mujer. Para terminar, se masturbó y añadió su semen al tarro.
Lo agitó todo bien, regresó a la farmacia y metió otro euro. ¡Luces, sonidos! Y la máquina imprimió el siguiente análisis:
"Su agua es demasiado impura: cómprese un purificador. Su perro tiene parásitos: dele vitaminas. Su hija es drogadicta: llévela a terapia. Su esposa está embarazada, no es suyo: consiga un abogado... Y, si no deja de masturbarse, jamás se le va a curar ese hombro"

1 sept. 2011

Se puede vivir sin internet

Un desempleado se presenta a Microsoft para optar a un empleo como limpiador de retretes.
El Jefe de Personal lo entrevista y al final le informa:
- El empleo es suyo. Le vamos a dar el trabajo; así que, por favor, deme su dirección de e-mail para que podamos informarle de qué día tiene que empezar.
El parado, con vergüenza, confiesa que no tiene ordenador, y menos dirección de correo electrónico.
El jefe le responde:
- Si no tiene dirección electrónica entonces Ud. virtualmente no existe. Y si Ud. no existe, entonces no puede trabajar en nuestra empresa.
El hombre, desesperado, se retira. Con sus últimos euros compra 10 kilos de frutas y empieza a venderlos de puerta en puerta. En dos horas recupera el dinero invertido más 50 euros de ganancia, y como es pronto repite la misma operación 3 veces más durante el día.
Descubre que esto es un buen negocio y el día siguiente se levanta temprano y compra, 4 veces más fruta.
Al poco tiempo compra una moto para reparto, después una furgoneta y más tarde un camión, y termina teniendo una empresa de reparto a domicilio.
Cinco años más tarde es el dueño de una de las empresas alimenticias más grande del país.
Empieza a pensar en su vejez y entra en negociaciones para contratar un plan de pensiones. Encuentra una propuesta que lo convence y el agente de la compañía de seguros le pide su dirección de correo electrónico.
- ¡Lamentablemente, yo no tengo e-mail!
- ¡Es increíble! –se sorprende el agente. Creó este imperio en 5 años y no tiene e-mail... ¡Imagine a dónde habría llegado si lo tuviese!...
Y contesta el hombre:
¡ESTARÍA LIMPIANDO RETRETES EN MICROSOFT!

- 1ª enseñanza:
¡Se puede vivir sin Internet!
- 2ª enseñanza:
Si no tienes ordenador y trabajas mucho, ¡también tú puedes ser millonario!
- 3ª enseñanza:
¡Esta historia la has leído a través de internet por lo tanto estás más cerca de limpiar retretes que de ser millonario...

Gracias Carme por el envio.

Los métodos del nuevo jefe

El nuevo jefe estaba decidido a realizar todos los cambios necesarios para mejorar la productividad de la empresa. Lo primero que hizo fue reunir a todo su equipo de asesores e ir a la fábrica para hacer una inspección.
Allí todos trabajaban duro, excepto un chaval que estaba apoyado en la pared, con las manos en los bolsillos. El jefe pensó que aquella era una buena oportunidad para dejar bien clara su nueva metodología...
- Disculpe, joven... ¿Puede decirme cuánto gana usted al mes?
- Unos 500 euros, señor.
El jefe sacó un billete rosa del bolsillo y se lo tiró al chaval.
- Pues aquí tiene su sueldo de este mes. Ahora desaparezca y no quiero volver a verle por aquí.
El muchacho lo miró extrañado, guardó el billete y se fue corriendo. Entonces el jefe, orgulloso, espetó a los otros trabajadores, totalmente atónitos ante lo sucedido:
- A partir de ahora, así se harán las cosas en esta empresa. Por cierto... ¿cuál era el trabajo de ese gandul?
- Verá, señor... Vino a entregar una pizza...