23 sept. 2011

Cazadores discrepantes

Un inglés y un español van de caza. ¡Pum Pum!. Cae una pieza y los dos dicen que es suya. Para arreglarlo dice el español:
- Mira nos pegamos una patada cada uno en los huevos y el que menos chille se la lleva.
El inglés acepta y el español es el primero en pegar. El inglés recibe la patada, se pone rojo de dolor, se queda sin respiración pero no grita. Cuando se recupera le dice al español:
- Ahora me toca a mí.
A lo que el español le contesta:
- Bah, quédatelo tú, no vamos a discutir por un pájaro de mierda, ¿no?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario