28 nov. 2011

El mono precavido

Un Tipo entra a un bar con su mono de mascota. Mientras toma una cerveza, el mono pasa saltando de mesa en mesa, por todo el bar. Coge unas aceitunas de la barra y se las come, luego toma unos maníes y se los come y por último va, se encarama en la mesa de billar agarra la bola número 8, se la mete en la boca y ¡se la traga completita!
El Cantinero le grita al dueño del mono:
-  ¿Viste eso?
- ¿No, qué?, -dice el dueño del mono.
- ¡Se acaba de comer la bola 8 de mi billar!
- Sí, no me sorprende", -replica el dueño del mono. El desgraciado se come todo lo que ve. No te preocupes que yo pago la bola y todo lo que se comió.
Dos semanas más tarde llega el mismo cliente con el mono al bar; pide un cerveza y el mono empieza a correr por todo el bar nuevamente. Mientras el tipo está tomándose su trago, el mono encuentra una aceituna sobre la barra. La agarra, se la mete por el culo, la saca y se la come.
El Cantinero, asqueado, dice:
-¿Viste lo que hizo tu mono?
- No, ¿qué hizo?, -pregunta el cliente-.
- ¡Se metió la aceituna en el culo, la sacó y se la comió!, -dice el cantinero.
- El mono sigue comiéndose todo lo que encuentra, pero desde que se tragó la maldita bola 8, ¡ahora todo lo mide primero!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario