13 dic. 2011

Falta de efectivos

La noche pasada noté que había alguien andando sigilosamente por el jardín de la casa.
Llamé bajito a la policía e informé la situación y di mi dirección. Me dijeron que no había ninguna patrulla cerca para ayudar, pero que iban a mandar a alguien tan pronto como fuera posible.
Un minuto después llamé nuevamente y dije con voz calmada:
- Hola, hace un rato llamé porque había alguien en mi jardín. Les llamo para decirles que no hay necesidad de que se apuren. Ya he matado al ladrón con un tiro de escopeta, el tiro le ha destrozado la cabeza.
Pasados menos de tres minutos, había en mi calle 4 coches de policía, un helicóptero, una unidad de operaciones especiales, un equipo de TV, una unidad de voluntarios de emergencias y tres ambulancias.
Ellos agarraron al ladrón in fraganti, quien estaba mirando todo con cara de asombro pensando que había intentado entrar en casa de alguien importante.
En medio del tumulto, un inspector se aproximó y me dijo:
- Creí que había dicho que había matado al ladrón.
Yo contesté:
- Creí que me habían dicho que no había nadie disponible......
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario