8 abr. 2012

Historia de Madrid: Iglesia de san Manuel y san Benito.


Tiempos hubo en que los próceres más acaudalados gastaban sus dineros no en residencias con calefacción para el perro, sino en muy devotos y llamativos templos, tal y como hiciera en 1911 el rico caballero catalán don Manuel Caviggioli, esposo que fue de doña Benita Maurici, quien, con su marido, costeó los mármoles y hasta el buen órgano de esta iglesia, hoy llamada del Redentor, pero que ellos bautizaron con sus propios nombres de pila, porque para eso la habían pagado.
Sede de la Nunciatura Apostólica de Su Santidad, la parroquia del Redentor, o, si se prefiere, de san Manuel y san Benito, ocupa parte del espacio que dejó libre la antigua plaza de toros de Madrid, y, tras su restauración en 1975, sigue abierta al culto en plena calle de Alcalá.

Fuente: Recuerdos de Madrid en Postales – Diario-16 
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario