28 abr. 2012

La maldita vela

La Sra. González estaba caminando por la calle cuando se cruzó con el padre Rodríguez.
El padre le dijo:
- ¡Muy buenos días! ¿No es usted la Sra. González a quien casé hace dos años?
Ella contesto:
- ¡Efectivamente padre, soy yo.
- ¿Y no han tenido niños aun?
- No padre, aun no.
- Bueno, yo voy a Roma la semana entrante así que encenderé una vela para usted y su esposo pidiendo que les vengan los hijos.
- ¡Oh!, padre, muchas gracias.
Y ambos siguieron su camino.
Unos años más tarde se encontraron nuevamente. El sacerdote preguntó:
- Bueno Sra. González ¿cómo se encuentra usted?
- Muy bien padre.
- Y dígame, ¿han tenido niños ya?
- Sí padre, 3 pares de mellizos y 4 criaturas más. En total 10.
- ¡Bendito sea el señor! ¡Qué maravilla! ¿Y dónde está su amante esposo?
- Camino a Roma a ver si puede apagar la maldita vela.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario