9 may. 2012

Conociendo el infierno

- Mamá, no me puedo casar con el novio que tengo.
- ¿Por qué hija mía?
- Es que no es creyente.
- ¿En qué no cree?
- No cree en el infierno
- Hija, cásate tranquila, que entre las dos le convenceremos de que sí existe.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario