9 jun. 2012

Nadadora por necesidad

Un hombre conoció a una hermosa dama y decidió casarse con ella, en ese preciso instante. Ella dijo “¡Pero si no sabemos nada de nosotros!”. Él le contestó “No hay problema, nos conoceremos sobre la marcha”. Ella estuvo de acuerdo, se casaron, y se fueron de luna de miel a un lujoso “Resort”.
Una mañana, estaban ambos recostados junto a la piscina. Él se levantó, subió al trampolín de 10 metros y realizó una perfecta demostración de todos los estilos de clavados que existen. Luego regresó y volvió a recostarse junto a su esposa.
Ella dijo:
- ¡Eso fue increíble!
- Fui Campeón Olímpico de Clavados. Te dije que nos conoceríamos bien sobre la marcha -contestó él.
En eso, ella se levanta, entra a la piscina y comienza a nadar a lo largo, de ida y de regreso. Después de veinte vueltas, salió y se recostó junto a su marido.
Él dijo:
- ¡Asombroso! ¿Fuiste nadadora Olímpica de Resistencia?
- No, yo era puta a domicilio en Venecia.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario