9 sept. 2012

La necesidad sexual


Va un tío vagando por el desierto con su camello. Pasan días y mas días, las semanas y los meses, y el hombre no puede reprimir ya su apetito sexual, tanto que hasta llega a encontrar atractivo al camello. Hasta que un día, dijo:
- Ya no aguanto mas, me monto al camello y ya está. 
El tío se la saca, se pone de puntillas, levanta una pierna, luego prueba con la otra, y nada que el camello no se esta quieto y no lo consigue. A esto que de repente pasa por su lado una mujer impresionante y con poca ropa. Se acerca al hombre y le dice: 
- Oye guapo, si quieres te ayudo.....
Y dice el tío: 
- Si, anda, ven aquí y sujétame al camello que me tiene harto de tanto moverse.
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario