7 dic. 2012

Consejos ecológicos: Agua caliente.


Calentar el agua constituye uno de los mayores gastos energéticos del hogar. Al instalar un termo de agua caliente en una vivienda conviene que lo hagas en un lugar cerrado y lo más cerca posible de los puntos de uso. Si está en el exterior, el termo consumirá más energía por enfriamiento y conducción del agua.

Regula el termostato entre 50 y 60ºC. Calentar más el agua para luego tener que mezclarla con agua fría significa un gasto inútil. Además, por encima de esa temperatura la corrosión acorta considerablemente la vida útil del termo.

Mantenerlo encendido permanentemente supone un notable derroche: evalúa la conveniencia de encenderlo dos horas antes del baño o, mejor aún, instala un temporizador para que se encienda y apague según el programa preestablecido.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario