22 abr. 2013

El genio confuso

Entra un hombre en un bar con una bolsa voluminosa, se acerca a la barra y pide una cerveza, el camarero, intrigado, tras ponerle la cerveza dice:
- Perdone, ¿me puede decir lo que lleva en la bolsa? Si no es indiscreción.
- Faltaría más, hombre.
Y saca de la bolsa una boya.
- ¿Y para qué va usted con eso en una bolsa?
- Pues verás, iba por la playa dando un paseo y me encontré una botella, la froté y salió un genio...
- ¡Venga ya! Eso no te lo crees ni tú.
- Aquí esta la botella, frótela.
La frota y sale un genio, que se presenta y le ofrece un deseo al camarero, quien, emocionado, dice:
- Quiero....quiero...¡¡¡un millón de pelas!!!
El genio, solemnemente, dice "Concedido", y el bar aparece lleno de velas encendidas.
- Pero.... que he dicho pelas, no velas.
- ¿Y qué crees que yo había pedido una boya de 25 cm.?

No hay comentarios:

Publicar un comentario