27 may. 2013

Sinceridad ante todo

El yerno saluda meloso a su suegra:
- Bienvenida a casa, querida mamá, ¿Cuanto tiempo va a quedarse con nosotros?
- No tengo prisa, hasta que os canséis de mí.
- ¡Ah!, ¿pero como?, ¿ya se va?
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario