9 jul. 2013

Historia de Madrid: Palacio Real y calle Bailén.


El última gran palacio tardo-barroco europeo es un enorme cuadrado en torno a un gran patio. De la planta sobresales cuerpos en los ángulos, tal como apreciamos en la fotografía. Tiene siete picos, divididos en dos grandes cuerpos. El primero es almohadillado, y el segundo es un orden compuestos de columnas y pilastras. Sólo su ubicación presta a esta mole su aspecto aéreo. Este símbolo de la Monarquía tiene el detalle de haber sido un espacio tradicionalmente abierto al pueblo, que, en justo reconocimiento, lo ha respetado, incluso cuando lo invadió en 1868, pero sin llevarse ni un alfiles, tal como cuenta don Pascual Madoz: “... no faltó nada, absolutamente nada de las grandes riquezas que aquel palacio contenía”.

Fuente: Recuerdos de Madrid en Postales – Diario-16

No hay comentarios:

Publicar un comentario