9 sept. 2013

Misa muy larga

Dos amigas viejitas estaban en una misa muy larga.  Tras pasar mucho tiempo sentadas, una le susurra a la otra:
- Tengo las nalgas dormidas.
Y la amiga responde:
- Sí, ya las oí roncar tres veces...

No hay comentarios:

Publicar un comentario