6 oct. 2013

Consejos ecológicos: Cuidados personales – Desodorantes y antitranspirantes.

Las glándulas sudoríparas son las encargadas de eliminar el exceso de agua del cuerpo, y con él, las sustancias de desecho como sales, ácidos grasos, colesterol...

La función de los antitranspirantes es taponar o estrechar estas glándulas, sobre todo por su contenido en sales de aluminio, con lo cual obstaculizan el proceso natural de sudoración. Por su parte, la acción del desodorante consiste en atacar las bacterias que causan el mal olor. Pero el desodorante no distingue entre bacterias malas y buenas, eliminando también las que necesita la piel para su protección.

Puedes prescindir del desodorante si te lavas o duchas diariamente. Para mayor protección detrás la higiene normal humedece las axilas con una infusión de romero, manzanilla o tomillo.

Otra posibilidad es trotar las zonas de mayor transpiración con bicarbonato de sodio. Para la sudoración de las manos lo mejor son las aplicaciones de alcohol alcanforado. 

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario