23 oct. 2013

Consejos ecológicos: Cuidados personales – Pequeños cortes y heridas.

Dos precauciones que debes adoptar ante cualquier corte o herida son: limpiar inmediatamente la zona y cortar la hemorragia.

Las heridas se lavan con agua abundante, si es posible con agua y jabón, o mejor aún con agua oxigenada. Para interrumpir la hemorragia hay que hacer presión sobre la zona afectada con un paño o gasa limpia, o directamente con la mano. Si colocas la parte afectada por encima de la altura del corazón, reducirás la presión de la sangre en la herida. Una vez detenida la hemorragia, como medida desinfectante y para acelerar la cicatrización vierte sobre la herida azúcar disuelta en agua. Se trata de un método preventivo que puedes repetir varias veces durante el día en caso de necesidad.

Otro antiguo y eficaz remedio a base de plantas es la aplicación de hojas de llantén, previamente lavadas para evitar una posible infección.
 
Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario