16 oct. 2013

La cacería.


Un nuevo rico, amante de la caza, organizó una cacería para distraer a sus amigos.
- ¿Cazaron mucho? -le preguntó al día siguiente un curioso al mayordomo de la casa.
- Regular -respondió con evasivas el criado.
- ¿Y se sirvió a la mesa lo cazado o lo han enviado al mercado?
- Nada de eso, se ha enviado al hospital.
- Magnífico rasgo, ¿y qué se ha enviado?
- Pues a dos de los ojeadores y a un ciclista que pasaba por la carretera.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario