17 dic. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Recuperar muebles.

La mayor parte de los muebles  que encontrarás en un anticuario o mercadillo (casi siempre a precios prohibitivos) son objetos ya desahuciados que han sufrido un proceso de recuperación y acondicionamiento.
 
Del mismo modo, antes de adquirir muebles nuevos y desechar los viejos puedes analizarlos con perspectiva de anticuario para darles una segunda oportunidad.
 
El tapicero es un buen aliado en la tarea de redecorar el hogar sin tener que prescindir de mobiliario, La reparación y en embellecimiento de tus muebles no precisa herramientas sofisticadas ni la aplicación de sustancias tóxicas. Por el contrario productos naturales como la cera de abejas o el aceite de linaza, convenientemente aplicados, servirán para renovar la textura de maderas desgastadas o envejecidas, pero que (como casi todo lo antiguo) tienen una calidad que ya no se encuentra.
  

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

3 dic. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Contrachapados.

El uso de colas sintéticas para unir las superficies de formica a la base de madera hace del contrachapado una opción poco recomendable para puertas y ventanas, especialmente en las habitaciones infantiles. Sin embargo, la mayoría de los equipamientos de los pisos modernos se realizan con este material.
 
Si se forman bolsas de aire, antes de sustituir la plancha intenta volver a engancharla. Para ello debes sacar la puerta a la terraza o el balcón, colocar una sábana encima y pasar la plancha con cuidado para que la cola vuelva a calentarse. Al realizar esta operación se liberan gases sumamente tóxicos, por lo que hay que mantener alejadas a otras personas y evitar su inhalación. Coloca un peso uniforme para volver a unir la fórmica, eliminando así la burbuja.
 
Cuando tengas que romper la puerta o la ventana para transportarla al vertedero debes extremar las precauciones, pues el tablero de fórmica se parte ofreciendo un corte igual al de un cuchillo afilado. Para evitar accidentes has de cortar la hoja de formica mientras está enganchada a la madera. 
 

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

26 nov. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Madera aglomerada.

A la hora de disponernos a disfrutar del bricolaje casero y fabricar un mueble auxiliar o unas estanterías, solemos recurrir a los tableros de madera aglomerada.
 
No obstante, este material está elaborado a partir de virutas prensadas con resina de formaldehído, una sustancia altamente tóxica que se libera en forma de gas y causa irritaciones en ojos y aparato respiratorio, además de ser un carcinógeno en potencia.
 
Los trabajos de serraje y encolado de los tablones deben realizarse en el exterior. Es preciso sellar perfectamente los tableros, y no debemos dejar cortes al aire pues las emanaciones se liberan principalmente a través de ellos por ahí. Por último, es recomendable mantener bien ventiladas las habitaciones conde se hayan instalado muebles de madera aglomerada.  

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

19 nov. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Revestimientos de cal.

El uso de la cal para pintar fachadas e interiores de viviendas se extendió de tal modo en algunas comunidades que ha pasado a ser una característica fundamental de la denominada arquitectura popular.

Si embargo, el encalado de las calles (en algunos pueblos de da incluso cal a las aceras) no obedece sólo a cuestiones estéticas, sino que ofrece una respuesta práctica y económica a algunas de las cuestiones más importantes que plantea la habitabilidad de las viviendas en el ámbito rural. 

La cal actúa como reflectante solar, impidiendo que las altas temperaturas que se alcanzan en los pueblos del sur y las islas convierta en auténticos hornos el interior de las casas. 

Como antiséptico, la cal resulta el mejor aliado del hombre en la lucha contra las plagas domésticas de insectos. Si queremos optimizar costos a la hora de pintar nuestra casa de campo, la cal blanca es además la opción más ecológica. 

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

5 nov. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Nada de pilas.

La comodidad que representa la utilización de las pequeñas herramientas que funcionan a pilas no compensa el derroche energético que causan y sobre todo el residuo que genera su uso continuado.  

Casi todas las pilas contienen mercurio, uno de los contaminantes más peligrosos al ser liberado al entorno. El consumo de pilas en taladros, destornilladores, linternas y otros accesorios de bricolaje no está justificado, existen otras alternativas mecánicas. 

En el caso de que sea imprescindible consumir la energía de las pilas siempre debemos optar por las recargables; no son la solución ideal (contienen cadmio) pero al menos su duración es considerablemente mayor. Puestos a elegir, es preferible enchufar la herramienta eléctrica que utilizarla a pilas.


Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

29 oct. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Anticongelante casero.

El anticongelante para el limpiaparabrisas, al contrario del que usamos en el circuito cerrado, no precisa una calidad determinada. 

Al tratase de un producto químico altamente contaminante conviene buscar una alternativa ecológica. 

Aunque vivimos en un país con inviernos rigurosos, las temperaturas (salvo en las áreas de montaña) nunca superan los mínimos para lo que están fabricados estos productos. 

Si mezclas un litro de alcohol de quemar con un vaso de agua y dos cucharadas soperas de lavavajillas obtendrás un anticongelante casero para llenar el depósito del limpiaparabrisas. Esta mezcla resistirá hasta los 30º bajo cero, bastante más de lo que necesitas. 


Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

22 oct. 2014

Consejos ecológicos: Bricolaje natural. Humidificadores.

Los aparatos humidificadores desatan una gran controversia entre los expertos en salud.
 
Para muchos se trata de un instrumento necesario, especialmente cuando se padecen enfermedades espiratorias y se hace uso de la calefacción.
 
La humedad relativa del ambiente debe mantenerse en torno al 50%. En una habitación recalentada esa humedad puede descender por debajo del 40%, provocando entonces molestias en la garganta y sensación de piel reseca. Para mantener un nivel de humedad adecuado basta con dejar un recipiente de agua sobre el radiador o la estufa. Si además añadimos una ramitas de romero o lavanda esparciremos su suave aroma. Ventilar la casa correctamente todos los días y moderar el uso de la calefacción es la mejor recomendación. Con ello eliminaremos el riesgo de enrarecer el ambiente de nuestro hogar y ahorraremos energía.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes