22 ene. 2014

Buena puntería.

Un joven siempre que pasaba por delante de un manicomio, un loco desde la ventana hacía que le disparaba con la mano.
El joven, cansado ya de la broma del loco, un día se paró delante y le disparó a él también con la mano:
- ¡pam pam pam!
En esto el loco, se tira por la ventana y mientras caía dice:
- Yo nunca tiré a darteeeee...
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario