14 ene. 2014

No todos tienen la misma suerte.


Le dice un amigo a otro: 
- Tengo una suerte tremenda, ayer me tocó el bingo y al salir me encontré una cartera llena de dinero! 
- Pues yo no tengo ninguna suerte... nunca me toca nada, la única vez que encontré algo, fueron unos calzoncillos en mi cama, y no eran de mi talla...
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario