28 may. 2014

Consejos ecológicos: Cuidado de la ropa - Almidón.

Si utilizas normalmente almidón en el cuidado de la ropa puedes intentar obtenerlo en tu propia cocina.
 
Conserva el agua en que has hervido las patatas y déjala reposar. El almidón de las patatas no tarda en precipitar y acumularse en el fondo del recipiente. Lo cuelas con un trapo limpio, le agregas un poco de agua clara, y añades esta solución al último aclarado. Idéntico proceso puedes seguir con el agua de hervir el arroz, si has cocinado sin sal.
 
Siempre es mejor almidonar la ropa en un barreño aparte después de lavarla. Pero si lo haces en la lavadora, deberás luego aclararla para eliminar los resto de almidón. Recuerda que éste sólo es aconsejable en prendas de algodón o lino. Para evitar que la plancha se pegue a la tela, añade al almidonado un poco de sal común.
 
Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

21 may. 2014

Consejos ecológicos: Cuidado de la ropa - Blanco de luna.

Según una creencia que subsiste en medios rurales, cuando la colada se tiende en una noche de luna llena las prendas quedan más blancas y relucientes.
 
Como sucede con otros usos populares éste también encierra mucho de cierto, aunque la explicación parte de que la luna llena es una señal de noche despejada. Esta condición ambiental provoca una mayor condensación de las gotas de aire húmedo de la atmósfera, que una vez disueltas impregnan la ropa.
 
Estas gotas de rocío contienen un producto oxidante, similar al que se añade a los jabones de lavar, que cuando se fija en las prendas favorece su blanqueo. Es decir, durante las noches de luna llena la colada se expone a un proceso parecido al que se desarrolla dentro de la lavadora, aunque de forma natural y menos agresiva. Ésta es la explicación que dan los científicos y que confirma esta costumbre de antigua raigambre popular.
 

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

14 may. 2014

Consejos ecológicos: Cuidado de la ropa - Ropa interior.

En general es conveniente que toda la ropa que usas esté confeccionada con fibras naturales, pero esta recomendación cobra mayor sentido en las prendas íntimas. La ropa interior está en contacto directo con la piel y realiza una serie de funciones indispensables como facilitar la transpiración y permitir el paso del calor y el aire.
 
Las fibra naturales son mucho más adecuadas para estas finalidades que las sintéticas. Para el verano es preferible la ropa interior de algodón, ya que absorbe la transpiración y permite la aireación.
 
En invierno, en cambio, puedes optar por la lana o la mezcla de lana y sedas. Estas fibras calientan el cuerpo, neutralizan los olores y transpiran sin dar sensación de humedad.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

7 may. 2014

Consejos ecológicos: Cuidado de la ropa - Trapos de limpieza.

Para lograr que el trapo de recoger el polvo limpie más, debes dejarlo previamente en remojo en una mezcla de agua y glicerina a partes iguales. Una vez seco comprobarás que el polvo se adhiere mejor.
 
Los paños húmedos con que has limpiado los cristales puedes aprovecharlos para repasar también los interruptores de la luz, los espejos o las marcas de la puertas.
 
Es importante mantener separados los paños utilizados para la limpieza general de la casa, de los que se emplean en el baño y la cocina. Todos los trapos de limpieza deben lavarse de forma frecuente, especialmente los utilizados en la cocina y que están en contacto con los alimentos.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes