3 ene. 2013

Historia de Madrid: Calle Barquillo.


La calle real del Barquillo (que tal denominación mereció en otros tiempos) es un paradigma del casticismo madrileño, si es que lo del casticismo sabe alguien en qué consiste.
El caso es que ocupa el corazón del Madrid de los “chisperos”, esos tiznados forjadores que peleaban con los “manolos” en los sainetes de Don Ramón de la Cruz. Parece ser que el lugar, que hoy ocupan todas esas tiendas audiovisuales, era ocupado por las fraguas de los “chisperos”, de donde les vino el nombre.
Aquí estuvo la famosa casa de “tócame Roque”, una tumultuosa corrala, y también el baile famoso del Circo de Paul, en coincidencia con los bailes, mucho más finos, que daba la duquesa de Alba en el palacio de Buenavista que tenía su entrada por Barquillo.

Fuente: Recuerdos de Madrid en Postales – Diario-16

No hay comentarios:

Publicar un comentario