18 jun. 2013

Sinceridad ante todo.

- Cariño, no te lo tomes a mal pero te estas poniendo muy gorda.
- Ay, mi amor ¿No puedes decirme cosas más dulces?
- ¡NO! Porque te las comes.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario