26 may. 2013

Consejos ecológicos: Cuidado y limpieza del hogar – Esponjas.

Antes de desechar una esponja impregnada de suciedad, introdúcela en una bolsa de tela cerrada y ponla en la lavadora junto con la ropa sucia, como servilletas.

Si está manchada de grasa o con cualquier sustancia pegajosa, lo mejor es dejarla un buen rato sumergida en un litro de agua al que añadirás el zumo de un limón o unas gotas de amoniaco. Aclaras con suficiente agua y la tiendes para que se seque.

Para evitar la oxidación de las esponjas de acero deben guardarse en una pequeña vasija de barro, material que absorbe la humedad.

Si lo que se desea recuperar es una esponja natural endurecida con el tiempo, bastará con que la dejes todo el día en agua salada y posteriormente enjuagues bien con agua: de este modo recuperará suavidad y flexibilidad.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario