4 jun. 2011

Consejos ecológicos: El agua, un bien valioso (II)

Si tu casa dispone de jardín debes saber que se consume mucha menos agua utilizando una regadera que una manguera.
Otra buena idea es colocar en el exterior un gran bidón o barreño para recoger el agua de lluvia, que resulta ideal para regar.
Si no tienes suficiente con el agua de lluvia, puedes completarlo con agua del grifo, no es tan buena pero al menos lograrás que el cloro se evapore y la cal se asiente, de este modo no perjudicarás a las plantas.
Regar cuando cae el sol y comienza a refrescar, o a primera hora de la mañana, no sólo es lo mejor para las plantas sino que también evita que el agua se evapore durante las horas de mayor calor.
Las piscinas tienen un gran consumo de agua. Para paliar este inconveniente hay que evitar cambiarla periódicamente. Lo ideal es llenarla una sola vez y procurar que el agua se mantenga en buen estado con una limpieza diaria.
Es importante ducharse antes de zambullirse y utilizar con frecuencia la red y el aspirador.
Recoge cuanto caiga al agua lo antes posible y evitarás que los restos vegetales liberen sustancias. La protección de la piscina con una lona o red mosquitera ayuda a mantener la limpieza del agua y evita la desagradable sorpresa de encontrarse insectos flotando.
El bicarbonato sódico es un elemento natural que, añadido al agua de la piscina en proporción de un kilogramo de bicarbonato por cada diez mil litros de agua, ayuda a mantener el pH en sus niveles óptimos.

Fuente: El hogar ecológico - Ed. Plaza & Janes

No hay comentarios:

Publicar un comentario