29 oct. 2011

Disputas por dinero

Un árabe le pidió dinero a un judío. Pero sucede que el árabe jamás había pagado una deuda y el judío jamás había perdido un solo céntimo de un préstamo. Pasó el tiempo y el árabe había estado escondiéndose hasta que un día se cruzaron en el bar de un gallego.
Ahí comenzaron a discutir. El árabe, acorralado, no encontró otra salida, sacó una pistola, la puso sobre su sien y dijo:
- ¡Podré irme al infierno, pero no pagaré esta deuda...!
Y apretó el gatillo, cayendo muerto de inmediato.
El judío no quiso ser menos, así que agarró la pistola del tipo, la puso sobre su sien y dijo antes de disparar:
- ¡Voy a cobrar este dinero aunque sea en el infierno...!
El Gallego, que había observado todo, tomó la pistola, la puso sobre su cabeza y dijo:
- ¡Rayos y centellas, por nada del mundo me pierdo esta pelea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario