3 dic. 2013

Pesca fallida.


Un muchacho entra en su casa llorando.
- ¿Qué te ocurre ahora? -exclama su madre.
- Papá me ha llevado con él en el barco, hemos ido a pescar y ha pescado un pez enorme.
- ¿Y qué?
- Pues que el sedal se ha roto y el pez ha caído nuevamente al agua...
- Bueno hijo, ¿y por eso lloras? Esas cosas deberían hacerte reír y no llorar.
- No, si reír es lo que he hecho, pero a papá no le ha hecho tanta gracia.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario