1 oct. 2013

Falta de paciencia

En la orilla de un riachuelo, un pescador espera con la caña lanzada que pique un pez.
Llega un individuo, se sienta cerca de él y lo observa. Pasan cerca de tres horas y el sujeto está todavía allí mirando al pescador.
Este finalmente le pregunta cortésmente:
- ¿Le gusta pescar?
- Oh, no, yo no podría, no tengo paciencia.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario